Bibliografía: Mi niño no me come

Tengo la inmensa suerte de tener dos niñas muy sanas. Sin embargo, absurdamente me preocupé cuando mi hija Alexandra había cumplido los nueve meses y no quería ni oler las papillas de verdura. Me sentí obligada a mentir a mi pediatra y decirle que sí, las comía hasta la última cucharada. Comprendí al salir de esa visita que algo no iba bien. Entonces me dirigí a una tienda y encontré este maravilloso libro, que no sólo me tranquilizó a mi, sino que se lo he prestado ya a dos amigas y han quedado encantadas.
“Mi niño no me come”. ¿Cuántas veces habremos oído esta frase? En general, no debemos preocuparnos y dar más importancia de la necesaria al hecho de que nuestros hijos no se acaben la comida que les servimos en el plato. Y es que lo reflexionamos como un tema personal y propio: “no ME come” (en lugar de no come). No es que no me coma a mi, sino que no come la comida que le sirvo; o la leche que le ofrezco al darle el pecho.
Carlos González comparte en su libro una serie de consejos acompañados de razonamientos para evitar que nuestras preocupaciones se conviertan en obsesión. Porque son eso: preocupaciones, normalmente, infundadas.
“La responsabilidad de los padres se limita a ofrecer una variedad de alimentos sanos. La responsabilidad de elegir entre esta variedad y decidir la cantidad que ingiere cada uno no corresponde a los padres, sino al hijo”.
“Mi hijo está por de bajo de la media”. ¿De qué media estamos hablando? En una gráfica de peso nos movemos entre el percentil 3 y el 100 dentro de la normalidad. Si nuestro hijo está en el 40 (presuntamente, bajo la media), significa que de cada 100 niñ@s españoles, todavía hay 40 que pesan menos que el nuestro. Entonces, ¿de qué nos preocupamos, si es totalmente normal? “la última ralla es la del percentil 3; el 3 por ciento de los niños sanos están por debajo. Esta ralla no es una frontera que separe a los niños sanos de los enfermos, sino un aviso que le dice al pediatra ‘cuidado, mire bien a est@ niñ@, porque probablemente no le pasa nada, pero también podría ser que esté enferm@'”.
Un libro de fácil comprensión y rápida lectura (yo lo acabé en un par de noches antes de acostarme). El libro se divide en una breve introducción en que ya empieza tranquilizándonos: nuestro caso no es único y no debe afectarnos tanto, porque termina repercutiéndoles a ellos. La primera parte analiza las causas; la segunda, analiza qué hacer en caso de no comer; la tercera trata sobre cómo prevenir el problema y la cuarta responde a las dudas más frecuentes.
Sin duda, un libro muy recomendable para nuestra tranquilidad

Carlos González: Biografía

Licenciado en medicina por la Universidad Autónoma de Barcelona, se formó como pediatra en el Hospital de Sant Joan de Déu de Barcelona.

Es fundador y presidente de la Asociación Catalana Pro Lactancia Materna. Miembro del Consejo de Asesores de Salud de La Leche League International. Asesor de la Iniciativa Hospital Amigo de los Niños (UNICEF). Especialista en lactancia materna por la Universidad de Londres.

Ha impartido, desde 1992 hasta el momento, más de 100 cursos sobre lactancia materna para profesionales sanitarios. Ha traducido diversos libros sobre el tema, además de ser responsable del consultorio sobre lactancia materna de la revista “Ser Padres”.

Es uno de los máximos exponentes en los países de habla hispana en métodos no conductivos, conocidos como crianza con apego.

En la actualidad ha publicado varios libros sobre alimentación, lactancia y educación para la infancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: